Manuel García cuida el páramo, en donde nace el agua que llega a Quito

Desde hace 20 años, Manuel García recorre el Antisana para preservar las fuentes hídricas. El líquido de esta zona sirven al sur de la capital.