Lecciones del Bicentenario

Ecuador necesita un baño de civismo –no de minutos cívicos y juras de la bandera inocuos-, sino actitudes consecuentes con el bien común.