En el foso de los leones

El presidente Guillermo Lasso seguramente quería ser esperanzador en el balance del primer año de gobierno, pero es difícil ofrecer esperanza