Del inventario al proyecto

Los que esperaban un cambio de timón se quedaron con los churos hechos. Sigue igual y se va solo y con los suyos.