Militares, con dos tareas en las protestas

La misión es clara. Cerrar todos los posibles pasos que llevan al Palacio de Carondelet. Más de 2 000 militares, equipados con fusiles