Adrenalina, nervios y mil ideas para huir de una sala

La descripción “nervios de acero” puede parecer dramática, pero no lo es en este caso. Es el requisito para entrar a una sala de escape