Todos somos Baby Yunda

Imagínen tener de padre a Jorge Yunda. ¡Qué vergüenza macabra y absoluta! El monigote icónico de la corrupción ecuatoriana.