De logos y otros desperdicios

Hay una plaga que, a fuerza de asumirse como normal, es fácilmente pasada por alto, a pesar de que desnaturaliza a la Administración Pública.