Menos autos, más bicicletas

Los cientos de miles de autos y buses que copan la urbe no solo que la contaminan sino que la tornan en un espacio desesperante,