El desastre institucional

La herencia nefasta de la Constitución del 2008 mantiene candados que no quieren romper los actores políticos e instituciones.