¿Tenemos autoridad electoral?

El Consejo de Participación Ciudadana es el peor engendro que nos entregó la Constitución de Montecristi.