Y…¿La fritada?

En un país imaginario, destacaba una intensa y prolífica labor de una mayoría de asambleístas, tan pero tan productiva