Pobre mi Patria maltratada

Hoy nos vemos superados por unas mayorías irreflexivas y engañadas, que no distinguen lo correcto y lo legal de lo delincuencial.